domingo, 28 de octubre de 2012

Homenaje a Jane Austen







Hoy quiero dedicar un post a la fundadora de la novela romántica, Jane Austen y hablar de su técnica tan particular y de los consejos que dio a una sobrina suya que quería ser escritora.
 Estos consejos figuran en la edición de orgullo y prejuicio de Salvat Editores año 198, impreso en Barcelona España y dice lo siguiente luego de leer los tres volúmenes del manuscrito que le enviara su sobrina:
"No nos satisface el hecho de que la señora F. se instale como inquilina y vecina próxima de un hombre como sir T.H sin que haya ningún otro incentivo que la impulse a hacerlo, debiera tener una amiga que viviese en las cercanías... El hecho de que una mujer con dos hijas adolescentes vaya a establecerse en un sitio en el cual no conoce a nadie con excepción de un hombre que no tiene buena reputación no puede ser cometido por una persona tan prudente como la señora F.  Recuérdalo es muy prudente, y no debes permitir que se comporte de forma imprudente..."
Esto refiere por supuesto a la coherencia de la historia y de los personajes, tan importante en una novela o relato. A menos que se trate de una novela disparatada, no es este el caso. Se trata de una novela romántica.
 Luego Jane Austen aconseja a su sobrina que subsane el error proporcionándole una amiga, para que esta la invite a su residencia y que luego reciba otras invitaciones que le permitan ir a la casa de Sir T.H.
Estamos en una época en que había toda una etiqueta social de invitaciones pero creo que hoy en día nadie se presentaría en una casa sin ser invitado a una fiesta. En otros tiempos los vínculos sociales de amistad eran muy selectivos. Nadie podía prescindir de las formas. Aunque existían excluidos, no era lo común. Las amistades eran muy valoradas, recuerden que entonces las diversiones era escasas, fiestas, reuniones, salidas a la ópera, o paseos solitarios, en su mayoría las diversiones surgían de la interacción social. 
Más adelante, la autora recomienda a la joven escritora que no utilice expresiones tan poco elegantes como "por mi cabeza!" por considerarla vulgar. Me pregunto qué pensaría la escritora si viera las expresiones que se usan hoy día en ciertas novelas románticas... Se moriría de espanto.
  Y también advierte sobre el delicado equilibrio diálogo-descripción que debe tener una novela. Diciéndole que no abuse de la descripciones ofreciendo detalles excesivos sobre lo que hay a mano derecha y a mano izquierda. Que esto aburre al lector y es innecesario.

  En las novelas de Jane Austen encontramos un lenguaje irónico, mordaz, y original. Si ustedes leyeron alguna novela de su autoría verán que describe solo lo necesario, y muchas veces la descripción del carácter de un personaje es lo que los demás ven en él. Su pluma es muy certera y prescinde totalmente de las descripciones clásicas de: era un hombre alto, de cabello oscuro, enigmáticos ojos cafés, etc. Y algo que he extrañado es que prefiere describir su carácter, sus cualidades y defectos, diciendo simplemente que era muy guapo, muy hermosa, etc, lo que hace sus libros distintos originales. Aunque como lectora he sentido curiosidad de saber un poco más y en mis libros siempre trato de ser específica al momento de describir físicamente un personaje para que el lector sepa un poco más sobre él. 

Cabe acotar que Jane Austen no fue mucho más que una escritora de novela romántica, fue muy crítica con las costumbres de su época, con la hipocresía, las desigualdades de clase, pero a su vez sus historias son muy coherentes y trasmiten claramente el espíritu de una época. 
Los malos reciben sus castigos y siempre hay un final feliz, romántico. Vemos al orgulloso Darcy dominado por su pasión por Lizzy, y también a las orgullosas señoritas de la mansión de Mansfield place (en la novela que lleva el mismo nombre) castigadas por ser bellas, pero echadas a perder por su complaciente tía, y condenadas a vivir en su compañía luego de que una de ellas deshonrara y abandonara a su marido por un calavera. 
 Pero sus novelas no son un tratado de moral sino una obra literaria  plagadas de ironías y no falta el sentido de humor ausente en otras escritoras contemporáneas del mismo género.
En la abadía de Northanger descubrimos una sátira a las novelas góticas de su tiempo (que escribía su amiga Ann Radcliffe) y que tenía muchos adeptos al parecer, y vemos a su protagonista sufrir algunos contratiempos, (imaginados por su propia fecunda imaginación) y es una joyita en su estilo. 
  Y su calidad literaria perdura en el tiempo, y sus libros siguen editándose, y debería ser lectura obligada de todos los escritores y lectores del género romántico.

viernes, 12 de octubre de 2012

La historia de un secreto

El secreto de Madeleine

La historia de una familia condenada por una antigua maldición.
Una novia rebelde que desaparece misteriosamente,
un conde loco, aficcionado a las antiguas leyendas que cree que la desdichada perdió la protección al no usar el vestido de novia que usaron las novias de D'Court durante siglos...
Un marido desdichado, atormentado por el recuerdo de la esposa muerta
y un secreto celosamente guardado...

Próximamente en amazon, a un precio promocional...