martes, 21 de agosto de 2012

Entrevista en ULER WEB

Quería compartir con ustedes una preciosa entrevista que me hicieron en ulerweb. gracias chicas!!!Entrevista en Uler

sábado, 18 de agosto de 2012

Mañana gratis el corazón de la doncella y misterio en Lasalle

Hola, quería avisarles que mañana estará gratis en amazon dos novelas de mi autoría
El corazón de la doncella y Misterio en Lasalle.
En todas las tiendas de amazon, formato kindle (ebook). Primero deben descargar el programa kindle para pc y luego se lo bajan.
Espero sus comentarios!!!

martes, 7 de agosto de 2012

Estupenda reseña del fantasma de Farnaise

Me han hecho una preciosa reseña en el blog Entre Palabras, de la escritora Isabel Cristina Caballero, gracias Cris!!!http://isabelcristinaac.blogspot.com/2012/06/otra-resena.html

Ficha Técnica.
Autora: Camila Winter.
Editorial: Amazon Media EU.
Género: Histórico.

Sinopsis.

En el siglo XVII un hecho trágico marcara para siempre la vida del castillo de Farnaise (Francia) y es la muerte de una dama en extrañas circunstancias. Es Chloé de Chatillon, quien huyó una noche a reunirse con su amante (Armand Latour) y jamás apareció. Se cree que su cuerpo está en alguna parte del castillo y que su alma atormentada no puede descansar en paz, por eso en las noches se escuchan extraños ruidos y una imagen se refleja en el espejo de la habitación dorada. Eso dice la leyenda de la dama del espejo.
Con la llegada de los nuevos condes de Latour, a mediados del siglo XIX el fantasma de Farnaise se hará presente de forma inusitada e inquietante. Amandine la joven esposa del conde ve la imagen en el espejo de su habitación y está tan asustada que el conde Phillipe Latour escribe a un amigo en París para que le encuentre un intermediario de espíritus y así liberarse del molesto y peligroso fantasma.
Así llega monsieur Venturini al Chateu, quien recorre la propiedad, hace preguntas y lentamente va descubriendo el misterio que rodea la aparición, cuya trágica historia parece ligada a la de la joven condesa. úes hasta que el mal no sea exorcizado del Chateu de Farnaise ella no podrá ser feliz junto a su esposo como tanto anhela.

Opinión.
Es una novela muy bien escrita que nos relata en medio de un misterio envolvente, la historia de una pareja de recién casados, con los problemas típicos de la época, a lo que se le adiciona el misterio sin resolver y que se pasea en forma de fantasma por el lugar.
Entre las principales fortalezas del libro encuentro: la ambientación(se nota el trabajo de documentación de la autora, tanto en la historia como en las costumbres de la época), la dulzura de Amandine y el aire gótico que se percibe en la descripción de lugares, panorama y vestuario. Todos estos elementos hacen que la trama sea atractiva y más con el misterio que se debe resolver.
La prosa es cuidada y sin errores, algunas veces a ritmo lento como debe ser para generar suspenso y a veces a ritmo más ágil cuando la narración lo necesitaba.
Recomiendo este libro a cualquiera que disfrute las historias de fantasmas y que sean amantes de las novelas góticas muy al estilo de las historias de Victoria Holt

lunes, 6 de agosto de 2012

Escribir romántica

HOla, hace tiempo escribí un artículo en el blog sobre algunas ideas para escribir este género, que es por supuesto uno de los más dificiles por la cantidad de información que debemos manejar y porque no es sencillo como seres del convulso siglo XXI, podamos recrear satisfactoriamente un tiempo tan distinto.

No importa cuál elijas, regencia, edad media, clasicismo, cada uno de ellos  tiene un tiempo histórico concreto y también, algo muy importante, una geografía específica.
NO es lo mismo escribir una historia sobre Venecia siglo XV, que una de Inglaterra siglo XVI por ejemplo.
Si uno escoge un tiempo debe leer manuales si no consigue algo mejor, sobre la época histórica en que transcurre la novela. Y de ello se desprende algo que mucho se ha comentado. ¿Encaja nuestro argumento en el tiempo histórico concreto?
 Hay algo muy básico, las mujeres por ejemplo, nunca fuimos independientes. Solo teníamos ciertos márgenes muy pequeños para decidir, nuestro reino era doméstico, allí mandabamos y teníamos nuestra soberanía. Claro, si éramos princesas o duquesas, casadas (porque las solteras seguían siendo subordinadas de los jefes del clan) entonces sí, podíamos hacer algunas cosillas.
También están las clases sociales y los acontecimientos políticos más importantes.
Hay que leer mucha historia o si no se tiene tiempo, leer buenos manuales, o libros bien documentados en su defecto. Saber escoger. Aunque es un poco dificil si uno no sabe historia.
Hay una falla en los libros románticos históricos, una falla que he leído en libros best sellers norteamericanos o ingleses, y también hispanohablantes. Expresiones del lenguaje, formas de actuar de heroínas que no corresponden con su tiempo, que resultan una tecla malsonante en una melodía que venía bien. Uno dice, la expresión "trata de blancas" no es actual? qué hace en un libro de Judith Mac naught? En vez de carruajes cohces, y tantas otras que una como lectora sin saber nada de historia poer por las películas y otras novelas mejor escritas sabe que no son de ese tiempo, que algo no encaja. Y de estas anécdotas hay muchas.
Al tiempo que escribimos a veces se cuelan esas expresiones muy de siglo VXI, expresiones fruto de la teconlogía y la ciencia, del lenguaje más común que no quedan bien en una novela antigua, sea del tiempo que sea.


Había negros, esclavos, qué alimentos había en la mesa de entonces? Qué diversiones tenían los hombres de entonces? Su relación con el tiempo, su religiosidad... La religión protestante fue ganando terreno a partir del siglo XVI, muy lentamente ganó terreno en Alemania y otros países.
La moda, la música, todo nos dice cómo eran esos tiempos. Seamos como artistas y demos pinceladas precisas, que hagan nuestra novela colorida y diferente, bien lograda.
Y si alguien tiene acceso a los diarios de entonces, podrán ver las páginas sociales, las noticias policiales y la mentalidad del siglo pasado.
La historia del arte, las pinturas, no hay manera mejor de ver las modas, de ver el rostro de nuestros protagonistas. Un poco de arqueología y documentales, todo sirve para nuestros fines porque para escribir histórica además de gustarte, debes poder conectarte con la época de entonces, conectarte espiritualmente. Y qué mejor que escuchar valses, música clásica para inspirarte?
Hoy día internet es una herramienta poderosa, pero hay formas de buscar más específica, dejando de lado tanta publicidad que nada nos aporta.
 El ritmo de la acción es importante, la novela histórica debe ser divertida, ágil, el lector de estos tiempos no leerá un libro que le parezca denso o muy cargado de información. Y manejar la información histórica es vital, saber cuándo y cómo debemos usarla. Si es pertinente o no.
Yo creo que cuando logramos equilibrar la información , en cualquier género de novela, y escribimos las frases, las palabras justas sin exagerar, cuando somos capaces de manejar estos entonces hemos podido dar un gran salto al éxito.
Prque escribir es un camino árduo, escribien bien no es fácil, lleva tiempo, constancia y paciencia. Pero es nuestro don y por él debemos perseverar y saber que siempre podemos mejorar. ¡Adelante!






































domingo, 5 de agosto de 2012

El amor, la base de nuestras novelas románticas

El amor, tema central de nuestras novelas, alguien se ha preguntado qué es en realidad?
Hay di distintos tipos de amor, pero en escencia es uno solo. El afecto, el cariño, son vértices de un todo.
El amor mueve al mundo.
El amor ha inspirado historias románticas, y también ha inspirado a los poetas, a los músicos.
Pero las historias de amor no siempre tenían un final feliz, eso nació con las novelas románticas.
 Piensen en Romeo y Julieta la obra inmortal de Shakespeare, y en tantas otras historias Tristán e Isolda, etc, muchas tienen un final trágico. Un final que sublima el amor.
Y quienes sublimaban al amor romántico eran los hombres del medioevo.
El amor era dolor, la amada simplemente inalcanzable...
 La Beatrice de Dante Alighieri, hermosa y etérea murió a los 18 años al dar a luz su primer hijo. La dama se había casado por consejo de su familia con un mercader.
Dante inmortaliza su amor por Beatrice en su obra Divina Comedia y a lo largo de toda su vida, le será fiel en el sentimiento hasta el final.
Luego vendrá el amor del romanticismo. Y no crean que esos románticos eran Jane Austen y sus novelas con final feliz. El movimiento cultural, literario llamado romanticismo veían al amor como un sufrimiento extremo y eran capaz de suicidarse si no eran correspondidos. Morían de pena, de pulmonía ( la enfermedad hacía extragos en esos tiempos), siendo los enamorados no correspondidos víctima de esta por estar tristes y melancólicos.
Por supuesto que entonces no se creía que el alma enfermara al cuerpo como ahora, sin embargo hoy se cree que el resfrío es tristeza, "ganas de llorar reprimidos" y que nadie se burle, pues hoy en día no hay quien no sepa que la tristeza, la depresión y el estrés son causa de muchas de nuestras enfermedades.

Sin embargo cuando llegaba el momento de casarse no era prioridad estar enamorados.
en la edad media se prescindía totalmente de este aspecto, los matrimonios eran uniones estratégicas y así fue por largo tiempo.
 Pero al amor existía, y aparecía como un mal viruleto, adueñándose de los corazones de los jóvenes y viejos.  Y sobrevivió mucho tiempo.
El amor siempre tuvo el mismo vestido, o mejor dicho la misma compañera: la locura. Locuras amorosas. Personas sensatas y racionales cometiendo locuras en nombre del amor.
 Hasta la actualidad.
Nada tendría sentido si el amor no guiara nuestros impulsos cuando nos enamoramos, cuando formamos una familia. El amor lo justifica todo, o casi todo.
Porque también hay amores muy locos y enfermizos, amores sofocados.
Y si nos ponemos a pensar qué es exactamente ese sentimiento inspirador de tantas historias notamos que tiene algo misterioso, místico. El amor nace en el momento más inoportuno y también un día se va. Muere. O tal vez nunca muere, se adormece.
Pero donde hubo fuego cenizas quedan, es lo que dicen, y es verdad.
A veces queda el recuerdo de tanto fuego, y una sonrisa, porque como dicen la canción "es mejor amar y haber perdido, que nunca haber amado..."

El amor es una enfermedad, decía Aristóteles, y quien la padecía se negaba a ser curado. Es un contrasentido, creían que era una enfermedad que uno sufría voluntariamente y por lo tanto se negaba enfaticamente a ser curado... Porque quien lo padece sabe que no existe cura.

El amor romántico es efímero, a menos que logre mantenerse la pasión amorosa mucho tiempo.
A lo largo de la historia el amor que más ha durado es aquel que no pudos ser consumado, que permaneció idealizado, cristalizado por diferentes circunstancias. Guardado en una cajita de música, en una flor marchita dentro de un libro...
El amor es como esa flor, crece, florece, vive hasta que muere y queda inmortalizada en un retrato, el retrato de nuestros días más felices.
El amor es alegría, euforia, felicidad, pero es también una rosa con espinas. Dolor, añoranza y desesperación.
Es una verdad compleja, un sentimiento profundo, sublime, hermoso. El amor nos hace sentir vivos y no importa lo que ocurra después, jamás nos arrepentiremos de haber tenido esa enfermedad.