sábado, 30 de junio de 2012

El árduo camino de publicar

Antes de publicar nada amigos míos, les pido que primero recorran este camino.
No tiene por qué ser amargo, ni tan árduo como dicen, tal vez tengan suerte y consigan editorial enseguida. Nunca se sabe.
Lo que les aconsejo según mi experiencia es que antes de meterse en la vorágine de la auto publicación lo piensen un poco, o al menos lo hagan con cautela.
Nada es color rosa, nada es perfecto, por más que quieran vendernos un paraíso, ese paraíso no existe.
Tampoco significa que si conseguimos contrato con editorial todo se haya resuelto, porque tal vez les interese ese libro, pero  nuestro siguiente trabajo no, entonces deberemos buscar otra editorial... Así que verán que un mismo autor publica con 4 editoriales diferentes (o más). Porque cada editorial tiene algo llamado lineamiento, es decir, ellos publicarán siempre dentro de esa línea: romántica regencia, o romántica erótica...
Y lo importante es encajar en esa editorial. Lo que no nos garantiza tampoco que quieran publicarnos porque habrá más de cincuenta libros para considerar.

Tal vez sea suerte, esperemos que llegue nuestro momento de "estrellato", que lleguemos al contrato y mientras eso no ocurre qué? Nos quedamos de brazos cruzados mandando meils que jamás son respondidos?

Entonces alguien dirá, para eso se creó Amazon. Para que el autor novel puede publicar sus trabajos cómodamente...
Y vender, y tener un cheque de cien dolares cada tanto... Ganarse un lugarsito en el universo de la literatura.

Pero eso no siempre es así. No está todo dicho, no se resuelve todo publicando en Amazon, pues para que un libro se venda hay que moverse y mucho. Y para que te respeten y te pongan cinco estrellas y te digan tu libro es maravilloso... Bueno eso sí que es esperar un milagro.

Los autores noveles somos desconocidos, cada autor tiene sus fans en amazon, hablo de autores ya publicados en papel y esos autores tendrán prioridad en el momento de ser leídos y posteados.

Con suerte te pondrán, una, dos o tres estrellas, a veces cuatro.

O tal vez te comenten lo que tengan ganas, total, nadie te conoce, qué importa??

Pero antes que nada, informate escritor, donde sea, en blogs, con amigos, averigua bien cada paso, como registrar tu obra, como mejorarla, hacerle una bonita portada porque cada paso cuenta.

Luego hazte cuenta en face, twitter, un blog fundamental, y entra en cualquier foro adecuado a tu estilo de novela. Toda promoción es poca amigo mío, poca. Y debes moverte día y noche para que la gente luego te lea y conozca.

Mientras que si publicas en editorial tal vez debas promocionarte también, pero yo he notado a las chicas que han publicado con editorial mucho menos estresadas. Dedicándose en cuerpo y alma a escribir, y no es que los auto publicados no lo hagamos, pero en ocasiones el estrés de conseguir un lugarsito termina con tu inspiración.

Por supuesto hay matices, la vida está llena de ellos, solo quise con este post aconsejar a todo aquel que quiere publicar por su cuenta que no espere milagros y que no cometa mis errores, que a la larga, por inexperto, terminan perjudicarte.

Y si quieres y eres exigente, no pierdes nada charlando con un abogado sobre contratos y derechos, porque al parecer todos los tienen, menos los escritores. Y a veces por soñadores y confiados nos toman el pelo como decimos por aquí.

miércoles, 27 de junio de 2012

San Luis y los hombres del Medioevo





Leí varias biografías y archivos del rey llamado el santo, hablo de San Luis de Francia para poder escribir mi novela el corazón de la doncella.
En principio se llamó la piedra mágica y tardé como dos años en terminarla.
Aunque dicho rey es un personaje secundario y aparece obsesionado por pillar al temible hechicero español (por favor no se quejen de que en las novelas los españoles siempre son los malos, porque en hollywood los latinos somos siempre los malos y en mi novela no es malo en realidad el personaje de Alfonso Amir, el nigromante español, sino un médico que experimenta con artilugios para curar.
Este personaje tiene ciertas similitudes con otro que encontré en un libro sobre leyendas de España y me pareció sumamente interesante cierto médico cortesano que se  comunicaba con un espíritu y este le decía como curar.
Pero hablando de Luis de Francia que vivió en el siglo XIII y que fue uno de los reyes más queridos de Francia he de aclarar que sí, era un poco fanático y que quienes le ponderan eran en primer lugar la Iglesia Católica y ciertos historiadores que vieron en ese rey cruzado, amantísimo de la fe católica un hombre piadoso y justo. Que recibía cuatro misas al día, dos de ellas cantadas. Sus cortesanos debían acompañarle.
Tuvo un montón de hijos, uno de ellos murió en una de las cruzadas.
Y sí, era un rey cruzado y organizó dos cruzadas muriendo en la última.
Los ciudadanos de Paris podían ir al palacio a pedir justicia y contarle sus cuitas.
Un rico mercader fue juzgado por sus desmanes, y no fue necesario perseguir a los amantes de la hechicería como ocurrió en mi novela (un dramatismo necesario para causar emoción) porque entonces quienes practicaban las malas artes lo hacían con sumo celo y cuidado.
Las brujas medievales eran curanderas, que sabían de hierbas, de medicina casera que aún hoy se utiliza en los pueblos y ciudades pequeñas, y los amuletos que portaban, su extraña fe era herencia de los dioses paganos que la Iglesia católica se empeñó en exterminar.
Ir a misa, comulgar, estar en paz con el alma y con Dios, despreciar lo terrenal y luchar contra las tentaciones era la vida del hombre del medioevo. Pero existían los pecadores, las expectativas de vida eran de no más de 40 años, por eso las jóvenes se casaban a los 15, porque tal vez ni siquiera pudieran sobrevivir a los partos.
Y la amenaza de la peste era latente, ocurría igual a las películas de un virus mortal que asola la humanidad y la extingue, en esos tiempos desaparecían familias enteras, ciudades de Europa fueron diezmadas durante la gran epidemia de la peste negra de 1347. No había posibilidad de escapar, moría el niño pequeño sin defensas, la madre que lo cuidaba, sus hermanos, sus sirvientes, todos morían. Era terriblemente contagiosa, el hálito contagiaba, los barcos cargados de mercancía de Asia llegaban a Europa portando el temible mal, trasmitido por la pulga de la rata. Aunque no lo puedan creer. Pero en la edad media las pulgas y chinches atormentaban vivamente a sus habitantes, y en el célebre manuscrito medieval el menagier de Paris, su autor escribe una especie de tratado sobre el ama de casa dedicado a su joven esposa en el cual le da algunas recetas para deshacerse de estos molestos insectos.
Frente a la angustia de las privaciones, del hambre, y una vida corta, ese hombre se  enfrentaba a sus deseos violentamente reprimidos por la fe.
Pero hasta el más feroz de los pecadores se asustaba cuando llegaba su hora, si tenía tiempo de enterarse por supuesto y entonces pedía recibir la última confesión porque irse de ese mundo sin recibirlo era el peor de los castigos.
Sobre este sacramento llamado luego la extremaunción hay una película muy interesante llamada el devorador de pecados que trata de este ritual.
El alma abandonaba el cuerpo y se iba al purgatorio, paraíso o infierno, pocos llegaban al paraíso, y algunos iban directamente al infierno, pero el purgatorio era el lugar más seguro.
Y este hombre medieval creía que comprando indulgencias podría ir al cielo, cuando sus pecados seguramente le llevarían junto al resto, al purgatorio.
Es muy interesante en la Divina Comedia, de Dante Alighieri (un clásico del Medioevo) ver a los condenados ir al infierno por pecados terribles, y la genialidad de este escritor se luce en el recinto del dolor, el lugar más terrible, enviando a sus enemigos, a los  fratricidas, a ese lugar. Mientras que en el paraíso estaba su amada Beatrice, a quien amó pero jamás pudo tener.  En esta obra se resume el espíritu medieval, espiritual, pero dominado por las pasiones, celoso de su fe...
Es solo una parte por supuesto.
Tampoco debemos pensar que los hombres en la edad media vivían temiendo la peste, sabiendo que no llegarían a vivir mucho tiempo, cuidándose de no pecar. Tal vez lo intentaban, luchaban contra sus debilidades de simples seres humanos.
Y en algunos aspectos, salvando distancias, y abundante tecnología esos hombres y mujeres no se diferencian mucho de nosotros. Amaban, reñían, trabajaban, reían, intentaban ser felices.
 http://www.arteguias.com/imagenes4/mujeresmusicos.jpg


Lanzamiento de Uler

Nace ULER, Unión Latinoamericana de Escritoras del Romance, para difundir a las nuevas autoras de romántica de América latina. El 9 de julio se abre el blog uler.blogspot.com, están todos invitados.
Unirnos  y difundir nuestros trabajos en toda América y el mundo es la consigna, todas las autoras podrán publicitar sus obras y compartir sugerencias.
¡Los esperamos!

lunes, 25 de junio de 2012

Escribir histórica parte 3 y media





Escribir histórica no es sencillo, muchas veces la historia que contamos, que  pretende ser el reflejo de otros tiempos está teñida de subjetividad, de angustias del siglo XXI.
El horror a la homosexualidad se delata por ejemplo en que las protagonistas de esas novelas de regencia no tienen una amiga íntima como en las novelas de Jane Austen.  Esa amiga que sabe vida y obra de la protagonista, de sus sueños y pesares, que la besa, abraza y reconforta.
No, el único que puede tomarse tantas libertades es el galán de la novela...

Nuestra lucha diaria con el tiempo, la angustia y el estres también se delata en personajes apurados, corriendo tras el reloj, porque además los lectores de ahora, exigen acción.
Y si uno pinta a la heroína del medioevo por ejemplo siguiendo las normas de conducta de entonces, una joven piadosa, respetuosa y gazmoña entonces los lectores dicen "qué niña aburrida".

Las heroínas audaces, locas, casquivanas son las que ganan cada vez más adeptos entre las lectoras, mujeres que habrían sido las ovejas negras de las familias de antaño y que habrían terminado en el manicomio o dedicándose al viejo oficio, son, las preferidas.

Queremos leer histórica pero que no sea aburrido por favor, y que no delate demasiado la forma en que esos caballeros se tomaban su tiempo para "hablarle a la joven", luego 5 años de noviazgo, una noche de bodas sin pena y sin gloria, hasta que después del tercer o cuarto hijo la esposa aprendía a divertirse un poco. Esa era la triste realidad, si es que llegaba a divertirse un poco, cuando luego de tener 8,9, hijos sin poder evitarlo (porque los métodos para cuidarse eran desconocidos, o mal vistos por la recalcitrante iglesia católica) la pobre mujer pensaba, otro no, otro no...
Una antepasada mía decía "por un minuto de placer, nueve meses de dolor" y otra más contemporánea que se entregaba a su esposo ¨"para salvar el alma de su marido" que tal vez se viera tentado a buscar en otra parte una dama más cariñosa y apasionada.
Así eran nuestras antepasadas, reprimidas, aunque reconociendo que al menos tenían un minuto de placer en todo el embarazo...

Sacando la máscara de hipocresía de entonces, de la gran represión que sufríamos, imagino que mis pobres congéneres sabrían disfrutar de los placeres de la vida pero no acostumbraban a gritarlo a los cuatro vientos como ahora.  Pero que sin embargo la heroína desenfrenada, la vírgen ardiente del paraíso es la figura repetida en histórica, la oveja negra, fuera de contexto, de tiempo, protagonizan la novela histórica de todos los tiempos.

Pero se extraña ese mundo distinto, sin prisas, de caballeros gentiles, modales esmerados, el ritual de las recepciones... La vida de otros tiempos, sin los matices de estos tiempos locos y violentos.
Tal vez sea dificil desprenderse de estos clichés, aunque me gustaría leer una verdadera novela del siglo XIX escrita en estos tiempos, o una medieval que no sea puro sexo, espadas y damas entregadas como premio al sajón más esforzado...

Y que las editoriales se tomen la molestia de buscar talento en vez de buscar siempre lo vendible.

Nuestro desafío es mejorar, y seguir nuestro propio camino sin mirar ni a un costado ni a otro...


viernes, 1 de junio de 2012

Algunas ideas para escribir romántica histórica


Me han preguntado por la moda de otros tiempos, de ideas generales de cómo vivía la gente del siglo XIX y he recibido comentarios de cómo se debe escribir una novela de este género: romántico histórico.
Para empezar, a mi entender debemos tener un argumento, una pequeña historia que encaje en el tiempo elegido, o el tiempo que más nos agrade.
No es necesario leerse un montón de libros de historia para hacerlo pero sí hay detalles que deberíamos tener en cuenta.
Primero es un tema sencillo, afectivo, pregúntate si esa época es de tu agrado o despierta tu curiosidad por algún motivo. Es muy importante el lazo sentimental que tiene un escritor con el tiempo que escoge, no puede ser nunca forzado.
A mí me encanta escribir histórica porque me gusta la historia, pero no la historia como un montón de hechos fechas, sino la historia apasionante: la de los manuscritos, los hallazgos arqueológicos que nos dicen cómo vivía determinada civilización, etc.
Cada escritor sabe lo que le gusta escribir, y lo que no escribiría jamás, pero las tendencias del mercado editorial amenazan con imponernos ciertas modas referidas a lo que más se vende en romántica.  Hace unos años fue el boom de la novela paranormal, luego vino el click it, ahora es regencia... Pero son modas, nuestro desafío es hacer lo contrario, escribir sobre lo que nos gusta encaje o no en estos sub-géneros y que nuestros libros gusten e impongan la moda.
 Segundo punto, el ser humano ha evolucionado pero no a la par de la tecnología.
Nos encontramos en el siglo XIX la revolución industrial, los contrastes sociales que ya he mencionado en otros post, las nuevas tecnologías donde Inglaterra va al frente de esta revolución acercando sus inventos ligados al confort que lentamente adaptarán los ingleses: el excusado por ejemplo, una nueva red cloacal para qeu los pobres sirvientes no tengan que vaciar orinales a todas horas. El bathroom el baño propiamente dicho como una habitación privada de cada habitación donde asearse... En tinas, llenadas con jofainas, baldes que los pobres sirvientes de entonces llenaban una y otra vez...
En un reality alemán llamado 900 personas comunes se prestan para representar la vida en el siglo XIX y muchos son los que renuncian, sobre todo la servidumbre que pasaba grandes trabajos en una mansión, yuna de las chicas participantes se quejaba de haber llevado a la señora de la mansión un montón de agua fresca, agua caliente para su aseo, haber subido incontables veces las escaleras, haber ido a buscar huevos a la granja, aseado los cuartos... Y haberse acostado a la diez de la noche, más de doce horas de trabajo. Este reality intenta ser veraz, fiel a un tiempo y uno piensa pobres sirvientes, cuanto laburaban los pobres!

Pero en las novelas de regencia, el período de regencia se considera la época de Jane Austen, pero en cuanto a género romántico es más amplio, significa siglo XIX entero y tiene una estructura particular, Lisa Kleypas, Ruth Lenga (cuando el corazón perdona) y los sirvientes no aparecen en las novelas, no como personajes centrales sino secundarios.

Entonces, resumiendo, intentemos imaginar como vivian en esos tiempos nuestros antepasados no tan lejanos, bisabuelos... busquemos alguna información, anécdotas, pequeños secretos familiares en nuestra familia y nos acercaremos bastante al espiritu puritano de entonces que hablaré más adelante.
 Este es un nuevo acercamiento al tema siglo XIX y puede aplicarse con cualquier otra historia.

Miremos documentales, leyamos libros de Jane Austen, Charlotte Bronté y los más fieles de esos tiempos que nos ayudará mucho a ir creando el lazo afectivo, e ir pintando nuestros personajes.

¿Cómo vivían nuestros ancestros? Pues con mucho menos que nosotros, luz de gas, lámparas de aceite, calefacción de leña o carbón, pero más profundo es preguntarnos, cómo sentían, qué motivaciones tenían cuales eran sus sueños??
  El ser humano siempre ha buscado la felicidad, la riqueza pero entonces la moral era primordial. La iglesia católica, la protestante, las religiones de entonces imponían una moral rígida dejando apartados a quienes la rompían.
La virginidad era el principal capital de una señorita para casarse, debía mantenerse al igual que la reputación, porque tan importante como la virtud era que se dijera que era honesta.
La sociedad inglesa era terminante, la era victoriana no es solo el nombre con el que designa la época de bailes, tertulias o un estilo arquitectónico o un mueble victoriano. La reina Victoria era la escencia del puritanismo, no hablaré de sus logros políticos solo nos interesa saber que en la era del puritanismo inglés las sillas se cubrían con paños muy monos porque tenían forma de piernas y si creen que es un locura lo es. Y en Montevideo abrieron un café haciendo alusión a este hecho y lo llamaron "café con piernas".
 Los puritanos y protestantes van de la mano, la virtud exacerbada, las normas de comportamiento, preceptos morales inalcanzables.
La joven casadera pasaba de la tutela del  padre al marido, el matrimonio concertado era plenamento aceptado y un buen hijo jamás desafiaba la voluntad paterna. Era una regla común que se mantuvo hasta entrado el siglo XX.
Al margen del ideal victoriano, hubo escapadas románticas, (fugas de enamorados desafiando la voluntad paterna) ganándose la enemistad eterna familiar y pasandola bastante mal los pobres.
También había respetables solteronas (mal miradas, ridiculizadas pero más aceptadas que los inmorales) y señoritas que trabajaban cuidando niños o de institutrices gracias a su esmerada educación y aquí ubicamos la clásica cenicienta de muchas novelas de romántica...
 Siempre en todas las épocas hubo rebeldes, que desafiaban las normas, eran la sal de la tierra en una sociedad rígida, llena de prohibiciones. vivían la vida a su manera, excluidos, madres solteras, artistas, y locos, o simples individuos que dictaban sus propias normas.

En Francia no había una reina Victoria pero la moda victoriana llegó lentamente, como ocurrió en España y la convulsionada Italia. Había una elite, nobleza, nuevos ricos, todos imitaban las conductas socialmente correctas. Existía el honor, duelos para vengar el honor de una dama y de una familia, prohibidos en inglaterra y Francia, pero realizados clandestinamente.

Tercer punto importante, el lenguaje.Formal entre los personajes desconocidos, muy respetuoso. Los libros de Jane Austen y otros nos muestran cómo hablaban entonces, no es muy dificil, solo procuren borrar los modismos del siglo XX todo lo posible, expresiones muy modernas que no quedan acertadas en este siglo.

Cuarto, más dificil que lo demás, pero no imposible. Captar el tiempo escogido, captar su espiritu. El siglo XIX no era solo el siglo de la moral inglesa, era también el de las amistades, del arte, de la política, ayuda a la historia mencionar levemente un hecho destacado político de entonces.
No había prisas, el reloj se consultaba rara vez. No había estrés, el estres que nos saca energía y nos convierte en máquinas humanas de este tiempo.

Los almuerzos y cenas eran un acontecimiento especial que unía a las familias como las celebraciones de navidad, pascuas, y otras que dependen de cada país.

Y las reuniones sociales, tertulias, tés, veladas musicales eran fundamentales. El teatro, la ida a la iglesia eran las salidas más comunes.

Las amistades eran muy importantes, en esos tiempos todas las familias se conocían, y sabían vida y obra de todos.

Hay que tener en cuenta estos aspectos para comprender mejor cada tiempo histórico, siempre es útil acudir a los dirios de entonces (valiosa herramienta) manuscritos, libros, es increíble la cantidad de información que existe.

La música de entonces, las danzas (contradanza, minué, etc) la música clásica y el amado vals, prohibido en Inglaterra y no hace falta decir que una pareja bailando abrazados era casi una obcenidad, pero tolerado en Viena y bailado más tarde, cuando la reina victoria se hace vieja y pierde un poco de su prepotencia...

Bueno, espero haberlas ayudado, soy una apasionada de la historia, la arqueología y me encanta descubir cómo vivían entonces nuestros ancestros y creí oportuno escribir este post para quienes les interesa incursionar en este género.
Besoss