domingo, 30 de septiembre de 2012

Pasiones reales

 
Hoy voy a hablar de un tema filosófico-histórico.
Muchos autores han escrito innumerables biografías sobre reinas, príncipes, etc. Estas biografías fueron posibles por los cronistas que escribían los hechos más importantes de la ciudad, estos valiosos manuscritos hicieron posibles que hoy día sepamos que cierto rey normando murió al comer Lampreas ( a las que era muy afecto al parecer) o que la reina Victoria mandó hacer esculturas con las manitos de sus hijos cuando eran pequeños y un sin fin de curiosidades.
 Y otros detalles menos inocentes. A la reina Catalina de Médicis se le adjudican varias muertes por envenenamiento. Convengamos en que tenía sangre italiana, y los italianos eran célebres por sus venenos, tenían maestros en su corte expertos en estos "emplastos". Se cree que esta reina asesinó a Juana de Navarra obsequiándole unos guantes envenenados.
Y otros crímenes más horrendos como las muertes de los hugonotes en la noche de San Bartolomé.
El Enrique VIII matando a sus esposas porque ya se aburría de ellas y no le daban el ansiado heredero varón. Y la pobre Anna Bolena juró sobre los evangelios su inocencia pero el rey estaba decidido a quitarla de en medio y le convenía creer que era adúltera. Pero como muestra de piedad, o de "caballerosidad" envió a buscar al mejor cortador de cabezas que vivía en Francia, solo para que la pobre no sufriera al morir. ¡Qué detalle!

Luego tenemos a personajes reales autoritarios como Luis XIV el estado soy yo gritaba a los cuatro vientos, soy el rey sol... Y tenía un séquito de cortesanos que tenían el privilegio de verle al despertar, vestirle,etc...
Y su nieto Luis XVI apasionado coleccionista de relojes, que se dijo que pasó su noche de bodas arreglando estos preciosos artefactos dejando a su pobre esposa abandonada.
Hubo reyes temidos, odiados, o ridiculizados.
Los cronistas anotaron todo en sus manuscritos, en el Medioevo estas historias estaban teñidas de superstición. Si un rey entraba en una iglesia y las velas se apagaban significaba que no podrían conservar el reinado mucho tiempo.
  Cuando el malvado papa Alejandro, padre de los perversos Borgia (Cesar y Lucrecia) murió ocurrieron cosas muy extrañas... El ataúd se abrió hinchado, y un ángel y un demonio se disputaron el alma del condenado. Todos creen que ganó el diablo. Esta era una creencia muy extendida en el Medioevo (mencionada en el artículo sobre la fe y el misticismo).
 Y luego aparecen esos "epítetos" unidos al nombre del Rey: Felipe el atrevido, Luis el bien amado (el que tenía un escondrijo cerca de Versalles donde recibía a jovencitas a quienes tomaba como amantes y luego, dotaba y conseguía esposo en gratitud al amor brindado por ellas), Carlos el temerario, Pedro el grande, Felipe el bueno, Henry boclerc (el buen escritor) y hasta hubo un rey santo en Francia Luis IX, piadoso en extremo.
Esos nombres, apodos, son la huella de la pasión que dominó su existencia. Todos los reyes como todos los seres humanos tenemos nuestras pasiones, pero siempre hay una que prevalece, que domina a las demás.
Y eso es justamente lo que descubre o debe descubrir quien escribe una biografía. Qué pasión dominaba a su monarca porque esa pasión será determinante en su reinado. Ambición, codicia, lujuria, crueldad, belicismo...
Porque han dicho que cuando dominaba la lujuria, este "defecto"(por llamarlo de algún modo) los reyes no dejaron de perseguir mujeres, y tener amantes, el caso extremo Enrique VIII con su montón de esposas, llegó a pelearse con el vaticano y rompió relaciones con la religión católica por su causa cuando le negaron el divorcio.
No es el caso de otros reyes, que tuvieron una sola esposa y ninguna amante, como el buen Luis IX, cuya fe exacerbada en Cristo dominaba sobre sus debilidades.
Estas historias biográficas están teñidas de subjetividad, es necesario ser veraz pero resulta imposible ser cien por ciento objetivos a la hora de relatar hechos, y circunstancias que influyeron en la vida de un rey. Porque no escriben las máquinas sino los escritores, y si uno lee varias biografías sobre el mismo personaje encontrará que los hechos históricos son los mismos, pero las causas, y la personalidad del protagonista es diferente. Todos los reyes y reinas, papas, tienen defensores y detractores y lo más cómico es leer que "los historiadores no se ponen de acuerdo sobre la causas de tal guerra" y hasta el día de hoy se sigue cuestionando las verdaderas causas de la revolución francesa por ejemplo y de otros hechos determinante de la historia.

Sin embargo estas biografías nos trasportan a otra era, como si pudiéramos viajar en el tiempo, y el escritor con inimitable talento es capaz de hacernos partícipe del drama, y de hasta llegar a comprender a ese personaje oscuro y terrible que fue Juan Sin Tierra,  o de la desdichada Juana La loca (loca de amor for ever) y son herramientas muy útiles para quienes quieran escribir histórica, pues la investigación que tienen estas biografías no tienen desperdicio ninguno.

Imagino que estas pasiones reales pueden ser muy bien aplicadas a nosotros los seres comunes de este mundo, lo difícil es a veces descubrir qué pasión nos domine y pensar si seríamos capaces de domeñarla.








7 comentarios:

  1. Cami, como siempre otra magnífica entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una magnífica entrada. Estoy de acuerdo en que las biografías son un punto a favor de la documentación para una historia.
    He leído unas cuantas y me apasionan!!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mary, Raquel por estar siempre,besos

    ResponderEliminar
  4. Qué interesante entrada, me gustan muchísimo tus recopilados de historia, es impresionante, gracias por compartirlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Aglaia Callia por tus palabras, me alegro de que te guste la entrada, besos

    ResponderEliminar
  6. Uy ami también me apasiona la historia y me encanto el tema que pusiste.Te mando un beso y lindo miércoles

    ResponderEliminar
  7. Muy buena entrada guapa, me encanta conocer datos históricos. Gracias por la información.
    Un beso Lou

    ResponderEliminar