lunes, 6 de agosto de 2012

Escribir romántica

HOla, hace tiempo escribí un artículo en el blog sobre algunas ideas para escribir este género, que es por supuesto uno de los más dificiles por la cantidad de información que debemos manejar y porque no es sencillo como seres del convulso siglo XXI, podamos recrear satisfactoriamente un tiempo tan distinto.

No importa cuál elijas, regencia, edad media, clasicismo, cada uno de ellos  tiene un tiempo histórico concreto y también, algo muy importante, una geografía específica.
NO es lo mismo escribir una historia sobre Venecia siglo XV, que una de Inglaterra siglo XVI por ejemplo.
Si uno escoge un tiempo debe leer manuales si no consigue algo mejor, sobre la época histórica en que transcurre la novela. Y de ello se desprende algo que mucho se ha comentado. ¿Encaja nuestro argumento en el tiempo histórico concreto?
 Hay algo muy básico, las mujeres por ejemplo, nunca fuimos independientes. Solo teníamos ciertos márgenes muy pequeños para decidir, nuestro reino era doméstico, allí mandabamos y teníamos nuestra soberanía. Claro, si éramos princesas o duquesas, casadas (porque las solteras seguían siendo subordinadas de los jefes del clan) entonces sí, podíamos hacer algunas cosillas.
También están las clases sociales y los acontecimientos políticos más importantes.
Hay que leer mucha historia o si no se tiene tiempo, leer buenos manuales, o libros bien documentados en su defecto. Saber escoger. Aunque es un poco dificil si uno no sabe historia.
Hay una falla en los libros románticos históricos, una falla que he leído en libros best sellers norteamericanos o ingleses, y también hispanohablantes. Expresiones del lenguaje, formas de actuar de heroínas que no corresponden con su tiempo, que resultan una tecla malsonante en una melodía que venía bien. Uno dice, la expresión "trata de blancas" no es actual? qué hace en un libro de Judith Mac naught? En vez de carruajes cohces, y tantas otras que una como lectora sin saber nada de historia poer por las películas y otras novelas mejor escritas sabe que no son de ese tiempo, que algo no encaja. Y de estas anécdotas hay muchas.
Al tiempo que escribimos a veces se cuelan esas expresiones muy de siglo VXI, expresiones fruto de la teconlogía y la ciencia, del lenguaje más común que no quedan bien en una novela antigua, sea del tiempo que sea.


Había negros, esclavos, qué alimentos había en la mesa de entonces? Qué diversiones tenían los hombres de entonces? Su relación con el tiempo, su religiosidad... La religión protestante fue ganando terreno a partir del siglo XVI, muy lentamente ganó terreno en Alemania y otros países.
La moda, la música, todo nos dice cómo eran esos tiempos. Seamos como artistas y demos pinceladas precisas, que hagan nuestra novela colorida y diferente, bien lograda.
Y si alguien tiene acceso a los diarios de entonces, podrán ver las páginas sociales, las noticias policiales y la mentalidad del siglo pasado.
La historia del arte, las pinturas, no hay manera mejor de ver las modas, de ver el rostro de nuestros protagonistas. Un poco de arqueología y documentales, todo sirve para nuestros fines porque para escribir histórica además de gustarte, debes poder conectarte con la época de entonces, conectarte espiritualmente. Y qué mejor que escuchar valses, música clásica para inspirarte?
Hoy día internet es una herramienta poderosa, pero hay formas de buscar más específica, dejando de lado tanta publicidad que nada nos aporta.
 El ritmo de la acción es importante, la novela histórica debe ser divertida, ágil, el lector de estos tiempos no leerá un libro que le parezca denso o muy cargado de información. Y manejar la información histórica es vital, saber cuándo y cómo debemos usarla. Si es pertinente o no.
Yo creo que cuando logramos equilibrar la información , en cualquier género de novela, y escribimos las frases, las palabras justas sin exagerar, cuando somos capaces de manejar estos entonces hemos podido dar un gran salto al éxito.
Prque escribir es un camino árduo, escribien bien no es fácil, lleva tiempo, constancia y paciencia. Pero es nuestro don y por él debemos perseverar y saber que siempre podemos mejorar. ¡Adelante!






































3 comentarios:

  1. Qué maravillosa entrada, creo que no he leído esa que comentas. Tienes toda la razón, porque justo este año se me ocurrió una idea ubicada en un período algo complejo, y aunque es uno que me gusta mucho, no es lo mismo leer al respecto por placer que con afán de investigación, y aún así, disfruté muchísimo el proceso.

    Muchas gracias por compartir tu experiencia, es genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, una entrada muy instructiva. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Aglaia por tus amables palabras, contenta de que disfrutes mis entradas en el blog, gracias querida Mary por tu ánimo,
    nos escribimos

    ResponderEliminar