domingo, 5 de agosto de 2012

El amor, la base de nuestras novelas románticas

El amor, tema central de nuestras novelas, alguien se ha preguntado qué es en realidad?
Hay di distintos tipos de amor, pero en escencia es uno solo. El afecto, el cariño, son vértices de un todo.
El amor mueve al mundo.
El amor ha inspirado historias románticas, y también ha inspirado a los poetas, a los músicos.
Pero las historias de amor no siempre tenían un final feliz, eso nació con las novelas románticas.
 Piensen en Romeo y Julieta la obra inmortal de Shakespeare, y en tantas otras historias Tristán e Isolda, etc, muchas tienen un final trágico. Un final que sublima el amor.
Y quienes sublimaban al amor romántico eran los hombres del medioevo.
El amor era dolor, la amada simplemente inalcanzable...
 La Beatrice de Dante Alighieri, hermosa y etérea murió a los 18 años al dar a luz su primer hijo. La dama se había casado por consejo de su familia con un mercader.
Dante inmortaliza su amor por Beatrice en su obra Divina Comedia y a lo largo de toda su vida, le será fiel en el sentimiento hasta el final.
Luego vendrá el amor del romanticismo. Y no crean que esos románticos eran Jane Austen y sus novelas con final feliz. El movimiento cultural, literario llamado romanticismo veían al amor como un sufrimiento extremo y eran capaz de suicidarse si no eran correspondidos. Morían de pena, de pulmonía ( la enfermedad hacía extragos en esos tiempos), siendo los enamorados no correspondidos víctima de esta por estar tristes y melancólicos.
Por supuesto que entonces no se creía que el alma enfermara al cuerpo como ahora, sin embargo hoy se cree que el resfrío es tristeza, "ganas de llorar reprimidos" y que nadie se burle, pues hoy en día no hay quien no sepa que la tristeza, la depresión y el estrés son causa de muchas de nuestras enfermedades.

Sin embargo cuando llegaba el momento de casarse no era prioridad estar enamorados.
en la edad media se prescindía totalmente de este aspecto, los matrimonios eran uniones estratégicas y así fue por largo tiempo.
 Pero al amor existía, y aparecía como un mal viruleto, adueñándose de los corazones de los jóvenes y viejos.  Y sobrevivió mucho tiempo.
El amor siempre tuvo el mismo vestido, o mejor dicho la misma compañera: la locura. Locuras amorosas. Personas sensatas y racionales cometiendo locuras en nombre del amor.
 Hasta la actualidad.
Nada tendría sentido si el amor no guiara nuestros impulsos cuando nos enamoramos, cuando formamos una familia. El amor lo justifica todo, o casi todo.
Porque también hay amores muy locos y enfermizos, amores sofocados.
Y si nos ponemos a pensar qué es exactamente ese sentimiento inspirador de tantas historias notamos que tiene algo misterioso, místico. El amor nace en el momento más inoportuno y también un día se va. Muere. O tal vez nunca muere, se adormece.
Pero donde hubo fuego cenizas quedan, es lo que dicen, y es verdad.
A veces queda el recuerdo de tanto fuego, y una sonrisa, porque como dicen la canción "es mejor amar y haber perdido, que nunca haber amado..."

El amor es una enfermedad, decía Aristóteles, y quien la padecía se negaba a ser curado. Es un contrasentido, creían que era una enfermedad que uno sufría voluntariamente y por lo tanto se negaba enfaticamente a ser curado... Porque quien lo padece sabe que no existe cura.

El amor romántico es efímero, a menos que logre mantenerse la pasión amorosa mucho tiempo.
A lo largo de la historia el amor que más ha durado es aquel que no pudos ser consumado, que permaneció idealizado, cristalizado por diferentes circunstancias. Guardado en una cajita de música, en una flor marchita dentro de un libro...
El amor es como esa flor, crece, florece, vive hasta que muere y queda inmortalizada en un retrato, el retrato de nuestros días más felices.
El amor es alegría, euforia, felicidad, pero es también una rosa con espinas. Dolor, añoranza y desesperación.
Es una verdad compleja, un sentimiento profundo, sublime, hermoso. El amor nos hace sentir vivos y no importa lo que ocurra después, jamás nos arrepentiremos de haber tenido esa enfermedad. 




 



3 comentarios:

  1. Amor,amor, amor... sentimiento que mueve el mundo. Buen artículo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Isabel, la fuerza más poderosa del universo!!

    ResponderEliminar
  3. Buena entrada, Cami.
    Mira, en mi visión práctica del mundo postmoderno puedo decir que el amor de pareja es muy dificil de encontrar y sobre todo de mantener. Sería muy largo hablar de eso. Lo que sí puedo decir es que precisamente escribimos novelas para ver hecho realidad lo que no podemos ver en nuestro mundo real: que se enamoran, luchan contra las adversidades y son felices para siempre. La novela romántica no es la historia de una mujer o de un hombre: es la historia de un sentimiento, de una relación: nace cuando ellos se conocen y tiene una evolución hasta que llega al punto de la perfección. Sí, es bonito, pero es irreal. Por eso me gusta el romance, porque todo es maravilloso y nada malo pasa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar