sábado, 28 de julio de 2012

Tiempos oscuros

Hoy no voy a hablarles de las novelas históricas ni a darles consejos basados en mi experiencia como autora novel.
Hoy quiero hablar de los capítulos más oscuros de la historia, una especie de reseña de "historia de la perversidad", esos hechos que nos señalan como perversos, demonios, seres crueles y despiadados. Y de esos crímenes que se cometieron "en nombre de la fe".

Alguien dijo que es necesario conocer la historia para saber hacia dónde vamos, y también para saber quiénes somos, y es verdad.

Hoy día, en el siglo XXI el ser humano común se horroriza ante los asesinatos de un demente en Colorado EStados Unidos, y contempla impotente las masacres y todas las crueldades y horrores de este mundo y se pregunta si acaso este es el reinado del maligno o la apocalipsis.
En mi modesta opinión les diré que la humanidad es el resultado de un montón de nefastos acontecimientos, y que aunque todo parezca perdido no lo está, que también hay gente realizando milagros, ayudando al prójimo, aportando su granito de arena pero como eso no se ve, no tiene publicidad pareciera que todo lo malo es lo que está ocurriendo en el mundo. Porque así como el hambre es negocio las maldades del mundo también...

Mirando hacia atrás diré que en los tiempos pasados, cuando se fundaron las ciudades del medioevo un hombre condenado a la picota o las ejecuciones públicas eran el espectáculo del día. Y ni que hablar de la quema de brujas, la quema de estas mujeres, fueran brujas, viejas o curanderas solitarias fueron epidemia en la vieja Europa y luego en América. Recuerden el triste caso de las brujas de Salem.
Quienes presenciaban las ejecuciones eran gente común, gente rica, gente "ilustrada", porque presenciar esos sanguinarios espectáculos era similar que asistir a una obra de teatro, una distracción más y la gente quería ver y muchos disfrutaban salvajemente con el espectáculo.
Imaginarnos a nosotros presenciando esos horrores es imposible, jamás habríamos tolerado ver semejante horror y sin embargo en las películas de terror se recrean imágenes similares y hay quienes disfrutan mucho de ese género.
La santa inquisición, las cruzadas, id y combatid a los herejes, todo lo que se oponía al santo dogma de la iglesia católica era brutalmente sofocado. Así la ciencia debió sufrir un atraso considerable en sus descubrimientos, el medico que descubrió la circulación pulmonar MIchel Servet fue condenado a muerte por sostener su teoría solo porque la Iglesia no estaba de acuerdo y la lista de mártires es larga...

Luego las guerras de religión, que aún continúan, la horrible matanza del día de San Bartolomé en francia (24 de agosto de 1572) donde los católicos instigados por la perversa reina Catalina de Médicis dan muerte a todos los hugonotes de Paris,  2.000 en París y de 5.000 a 10.000 en toda Francia (fuente de Wikipedia) solo demuestra la maldad que había en ese mundo y que aún persiste.

Solo que hoy existe las naciones unidas, los derechos inviolables de los seres humanos y entre todas las crueldades, masacres y guerras que existieron hoy nos horrorizamos y las masas emergentes de la revolución industrial hoy formamos una sociedad más justa donde el arte y la recreación afortunadamente no es ir a presenciar la ejecución de la bruja de la aldea.

Y quienes se horrorizan de la violencia, y de la crueldad humana que lea alguna biografía de Catalina de Médicis una de los personajes más perversos y oscuros de la humanidad, de Juan sin tierra o Enrique VIII  o que lea un poco de historia, le ayudará a comprender que siempre existió la maldad, que esta forma parte de este mundo,  y que tal vez nos tocó vivir en un tiempo más justo, en un lugar maravilloso donde no hay guerras absurdas, ni terremotos ni horribles enfermedades.

Hemos evolucionado en cuanto a tecnología, a avances de la ciencia y la medicina, en la búsqueda de la felicidad y el bienestar, pero en cuanto a nosotros como sociedad, como seres humanos, la evolución es mucho más dificil, más lenta.  El dinero ha ganado demasiado terreno, dinero, poder, la conversación da para mucho más.
La maldad perduró, pero la bondad del ser humano también, afortunadamente... Porque el ser humano no es ni lo uno ni lo otro, es una compleja historia de muchas cosas y si hoy día nos quejamos de la violencia, del egoísmo y de tantos otros males deberíamos mirar a nuestro alrededor y pensar que muchas cosas están fallando. Aquellos encargados de frenar el egoísmo, la maldad, la codicia jamás han sido efectivos ni han podido (o querido ) cumplir su cometido. Las cárceles, las religiones, la medicina, las leyes ni la ONU, ni la política ni la anarquía, y tampoco el Amor, que tenía como fin mejorar al ser humano ha podido con la pesada carga. Porque en ocasiones prima el egoísmo y el amor de nuestros seres cercanos a veces también se agota, ni que hablar del amor romántico.
Y sin nada que lo ayude, que retenga su maldad innata, puede salir un loco como el de Colorado a disparar contra inocentes, me aterra a pensar que en mi rincosito del mundo este país hermoso y tranquilo, pueda ocurrir algo semejante, que un loco enfermo un día se levante cruzado y destruya algo hermoso como es la vida humana.




9 comentarios:

  1. Ayyy chulita, tú sí que sabes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ha habido épocas muy oscuras y personajes muy sombríos que han hecho mucho mal a las personas de su tiempo.
    Un saludo y una excelente entrada.

    ResponderEliminar
  3. gracias Raquel personajes tan sombríos que dan lugar al dichode que en ocasiones la realidad supera la fantasía...

    ResponderEliminar
  4. Interesante tema. Me hiciste recordar también a las matanzas de la Revolución francesa en la que algunos aliados de Robespierre cañoneaban a grupos de gente reunida por mera diversión. Se puede decir que uno que otro personaje pagó en vida lo que hizo, como Eduardo VIII que "pagó" sus excesos con las enfermedades que lo azotaron en la vejez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poco respeto por la vida humana que había antes, los espectáculos funestos de la muerte, si uno viajara en el tiempo no soportaría vivir con esos horrores.
      Enrique VIII no lo pagó lo suficiente, tal vez luego, pero los personajes más crueles de la historia no siempre tuvieron lo que se merecían y fue una pena.
      Gracias por tu aporte Martín, saludos!!!

      Eliminar
  5. ¡Qué interesante! Es bueno conservar el lado positivo ante tanta maldad. Sigo sosteniendo que por cada hecho despiadado tanto ayer como el hoy, siempre habrá que o quienes lo contrarresten. Sin tanta publicidad como tu dices.
    El bien y el mal, eternos opuestos.
    ¡Muy buen post!
    Cariños, Lou.

    ResponderEliminar