sábado, 12 de mayo de 2012

Anécdotas reales

Si he de nombrar a uno de los reyes más odiados de Europa debo pensar en Juan sin tierra, rey de Inglaterra, perteneciente a la dinastía Plantagenet (Oxford, 1167 - Newark, Nottinghamshire, 1216). Era el quinto hijo de Enrique II, quien le dejó sin territorio en el reparto de la herencia (de ahí procede el sobrenombre que le puso su propio padre). Sin embargo, pronto se hizo con un patrimonio y se convirtió en un importante señor de vasallos. Durante el reinado de su hermano, Ricardo Corazón de León, demostró una gran ambición de poder, conspirando en cuantas ocasiones se le ofrecieron (por ejemplo, la ausencia del rey cuando marchó a las Cruzadas).

Juan sin Tierra
Al morir Ricardo en 1199, Juan se proclamó rey de Inglaterra, título que hubo de defender luchando contra su sobrino Arturo de Bretaña, cuyos derechos dinásticos apoyaba el rey de Francia, Felipe Augusto. Juan derrotó a Arturo y le hizo ejecutar en 1203; pero tuvo que seguir luchando contra múltiples enemigos hasta el fin del reinado. Sostuvo una guerra casi continua contra Francia por los feudos ingleses en el continente. También se enfrentó temporalmente con el papa Inocencio III (1209-13).
Finalmente fueron sus propios súbditos los que se rebelaron: la acción combinada de los barones, obispos y burgueses le obligó a aceptar la Carta Magna (1215), primer compromiso escrito de un monarca inglés de respetar una serie de derechos y libertades. Dicho texto de carácter feudal, que ha seguido formando parte hasta nuestros días de la constitución consuetudinaria de Inglaterra, sentaba un precedente del sistema parlamentario, al instaurar una asamblea nobiliaria con potestad exclusiva para aprobar los nuevos impuestos. Juan intentó luego incumplir esa promesa, provocando una nueva insurrección de los barones para destronarle (1216); sólo su muerte permitió que le sucediera su hijo, Enrique III, salvando el Trono para la dinastía.
Era odiado por su ambición desmedida, porque no tenía la nobleza de su hermano Ricardo corazón de león (cruzado) y no respetaba ni al pueblo ni a sus pares nobles. 
La nobleza inglesa es muy distinta a la francesa, la nobleza inglesa se le llama farming, es una nobleza campestre vinculada a la tierra. No relacionada tan intimamente al boato, al lujo desenfrenado sino simplemente a la tierra, a sus castillo. Y esta nobleza luchó siempre por ser oída y respetada, y este buen señor jamás la tuvo en cuenta. Dicen que mientras firmaba la carta magna que le obligaron a firmar, se revolcaba de rabia en el piso, ja,ja se imaginan??
Además abusaba de las esposas de sus pares, y fueron sus abusos los que le valieron el epiteto del más odiado.

10 comentarios:

  1. Gracias por esta información, me ha gustado mucho. Quizás algún día escriba una novela romántica relacionada con la nobleza. Quien sabe...Todo puede pasar jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te sea útil Nelly, muchas gracias por sumarte. Besosss

      Eliminar
  2. Buen recuento sobre este hombre. Lo narras de una manera amena, gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mary, para tener en cuenta si decides escribir de esta época, besossss

      Eliminar
  3. INTERESANTE-GRACIAS POR DESBURRARNOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de nada querida, gracias por comentar y sumarte

      Eliminar
  4. Me fascina esa periodo, ¿ Has leído los libros de Virginia Henley de esa época? Son buenísimos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído a Henley, leo poco novelas actuales, me aburren... Nunca volveré a leer a Kleypas ni a Stephanie Laurens, prefiero leer libros de historia o las novelas de Rosamunde Pilcher. Gracias por comentar

      Eliminar
  5. ¡Muchas gracias por la información! Muy interesante.
    Un beso grande. Lou

    ResponderEliminar